Excavación en yacimiento Gadir - Juan Miguel Pajuelo

Los Arqueólogos continúan con la movilización para defender su profesión

  • La Arqueología no se encuentra reconocida como profesión en ningún epígrafe de los Ministerios de Trabajo, Hacienda y el de la Seguridad Social
  • El 90% de los profesionales son autónomos/freelance lo que impide su acceso a subvenciones, ayudas y otras líneas de financiación activadas con la pandemia y la guerra de Putin.
  • La Administración pública de Cultura a la que rinde cuenta de sus investigaciones, se trata de una maraña burocrática que lejos de ayudar en su labor, perjudica y no defiende a dichos profesionales frente a ataques de pseudoestudiosos e intrusos profesionales.

La Plataforma Estatal de Profesionales de la Arqueología (PEPA) se ha reunido de nuevo, el pasado 28 de mayo en Cádiz, para celebrar su segunda sesión de trabajo. En ella, hemos querido recordar y reivindicar, que las arqueólogas/os ejercemos una actividad que enriquece al Estado y al conjunto de los ciudadanos, no sólo intelectual y científicamente, sino que también, fruto de nuestro trabajo, se recuperan bienes de carácter histórico-arqueológico que aumentan el haber económico y patrimonial del Estado. No obstante, el 90% somos trabajadores autónomos/freelance, que subsistimos sin reconocimiento profesional por parte de Hacienda, por ende, sin derechos laborales, sin ayudas, sin subvenciones y defendiendo un Patrimonio común de toda la ciudadanía a expensas de nuestros esfuerzos. Esta situación favorece que, en ocasiones (y bastantes numerosas por desgracia), las administraciones actúen arbitrariamente y abusen de los profesionales que se encuentran ante una absoluta indefensión. La Arqueología en España, como profesión, pueden ser considerarse en peligro de extinción debido a  la propia Administración Pública.

Después de muchos meses de espera y gestiones, hemos conseguido que nuestra plataforma esté oficialmente recogida en el Registro Nacional de Asociaciones por lo que procedemos a iniciar el proceso de admisión de asociadas/os. En esta última reunión, hemos debatido con los antiguos, nuevos y futuros asociadas/os sobre nuestros principales objetivos y próximas acciones a realizar. Fruto de ello, hemos fijado varias líneas estratégicas de actuación a las que se irán sumando, junto con la campaña de admisión, aquellas “acciones directas” como reacción a las diferentes vicisitudes que vayan surgiendo de manera imprevista.

Desde la Plataforma de Profesionales de la Arqueología entendemos que la Arqueología, su preservación y el acceso por parte de los pueblos al conocimiento de su pasado es un derecho constitucional y cultural y, nosotros trabajamos para defenderlo, como profesionales, cuya misión es hacer de este derecho una realidad y no una simple declaración de intenciones en los textos legislativos. Para ello, hemos marcado estas líneas de trabajo: creación de lazos con otras asociaciones y colectivos de profesionales de la cultura en el ámbito estatal e internacional, análisis de marcos legislativos, regulación y dignificación laboral y salarial, establecimiento de relaciones institucionales, regulación laboral de la Arqueología en el marco de las contrataciones públicas, defensa del patrimonio arqueológico y denuncia de atentados contra el mismo.

En el poco tiempo que la PEPA lleva existiendo ha llamado mucho la atención, por lo que otras asociaciones y profesionales de otros países se han puesto en contacto con nosotros y han participado en este segundo encuentro, en concreto, ACRE (Asociación de Conservadores Restauradores de España) y FEMAP(Asociación de Profesionales de la Arqueología en Francia), además de la participación de compañeros de México. Con ambos, hemos encontrado circunstancias y problemática profesionales muy parecidas, por lo que la PEPA y ACRE se unirán a nivel estatal ante la Administración en la consecución de sus demandas profesionales y la protección de nuestro Patrimonio Histórico. Del mismo modo, PEPA y FEMAP, tras analizar y comparar nuestros diferentes modelos laborales y profesionales, crearemos líneas de colaboración para que nuestra unión visibilice la problemática laboral de nuestra profesión a nivel internacional y haga posible la consecución de muchos objetivos comunes.

En definitiva, los profesionales del sector del Patrimonio Histórico-Arqueológico hemos llegado a la conclusión de que el derecho del conocimiento del pasado de la Humanidad en todos los pueblos está en peligro. Ese peligro está representado por la especulación liberal sobre el suelo de cualquier espacio ocupado históricamente, conocido o no. Es reseñable la enorme indiferencia y dejadez de diferentes administraciones públicas con responsabilidad última en materia arqueológica, con políticas subyugadas a la economía liberal y mentalidad cortoplacista del político de turno, olvidando su deber de proteger el derecho de la ciudadanía al conocimiento de su pasado y, por tanto, su identidad y herencia cultural de sus hijos.

Los profesionales de la Arqueología y el Patrimonio Histórico, por defender esos derechos de la humanidad en general y de cada sociedad en particular, nos hemos convertido en actores molestos, coaccionados y controlados mediante el abuso laboral y la precarización de la profesión. La Arqueología profesional, ese 90% de profesionales autónomos/freelance, representa la punta de lanza de la investigación arqueológica al estar a pie de calle, pero su invisibilización y sometimiento ha sido contundente durante mucho tiempo para transmitir a la sociedad la sensación de que se está conservando convenientemente su pasado, y no es cierto. Todo lo anterior, no es sólo un problema de España, hemos podido ver tras este encuentro que, con las diferencias propias de cada país, el riesgo de desaparición del Patrimonio Arqueológico se repite tanto en Europa como en América y la motivación es la misma. Como siempre decimos: la unión hace la fuerza y nosotros, las/os arqueólogas/os, somos legión. Debemos terminar con tanto abuso, tanta discriminación y buscar la dignidad que, como profesionales que tanto damos a la sociedad, nos merecemos. Del mismo modo, necesitamos que la sociedad comprenda el esfuerzo que implica para los profesionales de la Arqueología la defensa que, cuasi heroicamente y sin reconocimiento ni derechos, hacemos del Patrimonio Histórico que es su propiedad.

Más información:

Imagen: Excavación en el yacimiento de Gadir – Juan Miguel Pajuelo

comunicacion@plataformadearqueologia.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *